julio 29, 2006

Visit Metallica.com

junio 17, 2006

Integrantes

  • Sandro Astudillo
  • Adolfo Cifuentes
  • Jorge Farias Oliver
  • Marcela Pilar

Tecnología Médica

Agentes Vivos de las enfermedades más prevalentes en Chile

Profesor: Marco Silva



Listen to Metallica 24/7 on AOL Radio

junio 16, 2006

Introducción



Los Spirochaetales son bacterias agrupadas en familias y géneros. Según sus propiedades morfológicas.

Una agrupación de 3 géneros de bacterias, las cuales tienen una propiedad morfológica en común, pared celular flexible, por lo que estos tres generan enfermedades en humanos.

En esta ocasión nos referiremos al género TREPONEMA, del cual encontraremos dos especies causantes de enfermedades infecciosas en humanos, la especie de TREPONEMA de la que hablaremos será; Treponema pallidum, el cual es el agente etiológico de la Enfermedad de transmisión sexual, Sífilis venérea.

El Treponema pallidum, es un organismo Helicoidal sumamente fino y delgado, es considerado un endoflagelos, ya que rodeando su pared, hay microfibrillas que simulan flagelos.

Se encuentran recubiertos por una bicapa externa, pero que no es posible teñirlas con colorantes de Gram. Es muy delgado ya que su índice de refracción se iguala al medio que la rodea por lo tanto, se hace imperceptible al microscopio de luz corriente.

Es una bacteria tanto anaeróbica como aeróbica, ya que metaboliza la glucosa en presencia de oxigeno, pero también es capaz de incorporar aminoácidos a las proteínas en ausencia de oxigeno.

Y no resiste desecaciones, es débil a desinfectantes y en especial muy sensible a la penicilina, sabiendo todas estas característica, podemos deducir que si nos dicen que el agente se adquirió al sentarse en la taza de un baño publico es completamente falso, al igual que en las piscinas ya que estas tienes una alta cantidad de desinfectantes que hacen imposible que el agente sobreviva en el lugar.

Enfermedades que Produce

Enfermedad causadas por Treponema pallidum

  • Sífilis venérea: Subespecie pallidum
  • Sífilis endémica: Subespecie endemicum
  • Frambesia: Subespecie pertenue
  • Pinta: Subespecie Treponema carateum

Existen por lo menos tres subespecies conocidas: Treponema pallidum pallidum, causante de la Sifilis; Treponema pallidum pertenue, causante de la frambresia (también llamada buba o pian); y Treponema pallidum endemicum, causante del bejel (o sífilis endémica). A veces se incluye también como subespecie al Treponema careteum (o Treponema pallidum careteum), causante de la pinta (o mal de pinto).

Signos y Síntomas

Sífilis Primaria:

Como se ha explicado anteriormente, el chancro sifilítico inicial se inicia en el sitio en el que se inoculan las espiroquetas. En los pacientes inmunodeprimidos se observan muchos chancros. Las lesiones comienzan como una pápula, pero después se erosionan para convertirse en una úlcera indolora con bordes elevados. En la mayoría de los pacientes, aumentan de tamaño las linfadenopatias regionales indoloras una o dos semanas después de la aparición del chancro, que presentan un foco local para la proliferación de las espiroquetas. En el chancro están presentes numerosas espiroquetas que se pueden diseminar a través del sistema linfático y del torrente sanguíneo.

Sífilis secundaria:
La evidencia clínica de la enfermedad diseminada marca el comienzo de la segunda fase de la sífilis. En este estadio, los pacientes presentan de forma característica un síndrome seudogripal con dolor de garganta, cefalea, fiebre, mialgias, anorexia, linfadenopatias y un exantema mucocutaneo generalizado. El síndrome seudogripal y las linfadenopatias suelen aparecer primero y se siguen varios días después por el exantema cutáneo diseminado. Al igual que con el chancro primario, el exantema de la sífilis secundaria es muy infeccioso. El exantema y los síntomas se van resolviendo de forma espontánea, y el paciente entra en la fase latente o clínicamente inactiva de la enfermedad.

Sífilis tardía o terciaria:
Una pequeña proporción de los casos puede progresar a una fase terciaria de la sífilis. La inflamación difusa y crónica que caracteriza a la sífilis tardía puede producir una gran destrucción da casi cualquier órgano o tejido (por ejemplo arteritis, demencia, ceguera). Las lesiones granulomatosas (gomas) se pueden encontrar en el hueso, la piel y en otros tejidos. La nomenclatura de la sífilis tardía refleja los órganos que están especialmente afectados (por ejemplo neurosífilis, sífilis cardiovascular). Se ha visto una incidencia de neurosifilis a pesar del tratamiento adecuado de la sífilis precoz en los pacientes con Sida.

Sífilis congénita:
Las infecciones intraútero puede producir una enfermedad fetal grave, con el resultado de infecciones latentes, malformaciones multiorgánicas, o la muerte del feto. La mayoría de los niños nacen sin evidencia clínica de la enfermedad, pero se puede producir una rinitis que se sigue de un exantema maculopulpar generalizado y descamativo. La destrucción ósea tardía y la sífilis cardiovascular son frecuentes en niños que se tratan y que sobreviven a la presentación inicial de la enfermedad.

Con respecto a los otros tipos de Treponemas:

Hay tres enfermedades treponémicas no venéreas importantes; bejel, frambesia, y pinta. Estas enfermedades se observan principalmente en los niños muy pobres. La subespecie endemicum de Treponema pallidum es responsable de bejel, conocida también como sífilis endémica. La enfermedad se transmite de una persona a otra por compartir utensilios de comida contaminados. Las lesiones orales iniciales rara vez se observan, pero las lesiones secundarias incluyen pápulas orales y placas mucosa. Las gomas de la piel, los huesos y la nasofaringe son manifestaciones tardías. La enfermedad se observa principalmente en África, Asia y Australia.
Treponema pertenue es el agente etiológico de la frambresia, una enfermedad granulomatosa en la que los pacientes presentan lesiones cutáneas al inicio, y posteriormente presentan lesiones destructivas en la piel, los huesos y los ganglios linfáticos. La enfermedad se observa en las zonas tropicales primitivas de Sudamérica, África central y el sudeste asiático, y se extiende por contacto directo con las lesiones cutáneas infectadas.
Treponema careteum es responsable de producir la pinta, una enfermedad que afecta fundamentalmente a la piel. Se producen unas pápulas pruriginosas en la superficie cutánea después de un periodo después de un período de incubación de 1 a 3 semanas. Estas lesiones aumentan de tamaño y persisten por meses o años antes de resolverse. A lo largo de los años se pueden producir lesiones diseminadas, recurrentes e hipopigmentadas que dan lugar a cicatrices y a alteraciones desfigurantes. La pinta se produce en Centroamérica y se transmite también por contacto directo con las lesiones infectadas.

Epidemiologia

La sífilis tiene una distribución universal y es la tercera enfermedad bacteriana de transmisión sexual mas frecuente (después de la Neisseria gonorreae y de las infecciones por Chlamydia). La incidencia de la enfermedad ha disminuido de forma constante desde la introducción del tratamiento con penicilina en los años cuarenta.

La sífilis natural es exclusiva de los humanos y no se conocen otros huéspedes naturales. La T. pallidum es muy lábil, incapaz de sobrevivir a la desecación o a los desinfectantes. Por tanto, la sífilis ni se puede propagar por el contacto con objetos inanimados como los retretes. La vía mes frecuente de propagación es el contacto sexual directo. La enfermedad se puede adquirir también de forma congénita o mediante transfusión e sangre contaminada la sífilis no es muy contagiosa; el riesgo que un individuo contraiga la enfermedad depuse de un único contacto sexual se estima en alrededor de un 30%. Sin embargo, la contagiosidad depende de la fase de la enfermedad del individuo infeccioso. Como ya se dijo previamente, las espiroquetas no pueden sobrevivir en las superficies secas de la piel. Por tanto, T. Pallidum se contagia fundamentalmente durante las primeras fases de la enfermedad, cuando hay muchos organismos presentes en las lesiones cutáneas o mucosas húmedas. Durante las primeras fases de la enfermedad, el paciente tiene bacteremia, y si la enfermedad no se trata, la bacteremia puede persistir hasta ocho años. La transmisión de la madre al feto puede ocurrir durante cualquier momento de este período.

Con la llegada de un tratamiento anti microbiano eficaz, la incidencia de la sífilis tardía (terciaria) ha disminuido de manera considerable. Aunque el tratamiento antibiótico a llevado a la disminución de de la duración de la infectividad de los individuos infectados, la incidencia de la sífilis primaria y de la sífilis secundaria ha permanecida alta debido a las prácticas sexuales, especialmente a la prostitución para poder costear el consumo de drogas. La incidencia de la sífilis congénita se corresponde al patrón de sífilis en las mujeres en edad fértil. Se debe tener en cuenta que cuando existen lesiones genitales activas, el paciente tiene un mayor riesgo a transmitir y de adquirir el virus de la inmunodeficiencia adquirida.

Diagnóstico y Tratamiento

Diagnóstico

Para el diagnóstico de la sífilis debemos combinar la epidemiología (área epidemiológica del individuo) y los síntomas clínicos: cualquier lesión ulcerativa en genitales se considera sífilis hasta que no se demuestre lo contrario, porque presenta ciertas lesiones atípicas.
Si hay una lesión sospechosa de sífilis, se hace un raspado tratando de agarrar el exudado del fondo limpio y se lleva a:
Microscopia:
El diagnostico de la Sífilis primaria, secundaria ó congénita se puede realizar rápidamente mediante el examen con un microscopio de campo oscuro de los exudados de las lesiones cutáneas.

Aunque esta prueba debe hacerse cuando el material clínico presente espiroquetas que se muevan activamente, por lo que la muestra, debe hacerse con mucho cuidado ya que, las espiroquetas no sobreviven al transporte hacia el labora
torio y los restos del tejido se pueden confundir con estas espiroquetas.

La bacteria Treponema pallidum se puede identificar utilizando anticuerpos “antitreponema” marcados con fluoresceína.
Las tinciones anatopatológicas de las lesiones tisulares pueden mostrar a los microorganismos, donde las tinciones de plata son las más utilizadas, para estos procedimientos.

Cultivo:
El cultivo de Treponema Pallidum no se debe realizar, por que el microorganismo no crece en cultivos artificiales.

Serología:
La Sífilis se diagnostica en la mayor parte mediante pruebas serológicas, existen dos tipos de pruebas generales:
  • Pruebas Treponemicas especificas
    Estas pruebas se utilizan principalmente para confirmar los resultados positivos obtenidos con las pruebas reagínicas. Donde encontramos la TPHA, solo homologada para suero. Utiliza eritrocitos sensibilizados con antígenos de Treponema cepa Nichols y absorbente de cepa Reiter.

    Aunque los resultados de las pruebas treponemicas permanecen generalmente positivas durante toda la vida de la persona que ha tenido sífilis, una prueba negativa no es fiable en los pacientes que tienen el síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

    La especificidad de las pruebas treponemicas es del 97al 99% con la mayoría de los falsos positivos en pacientes con niveles elevados de inmunoglobulinas y enfermedades autoinmunes.
  • Pruebas biológicas inespecíficas (No treponemicas) :
    Estas miden los anticuerpos de tipo IgG e IgM (también llamados anticuerpos reaginicos), las cuales se desarrollan frente a los lípidos que se liberan de las células dañadas durante la fase precoz de la enfermedad, presentes en la superficie celular de las treponemas.

    Su antigeno es la “Cardiolipina”, que se obtiene del corazón de las vacas.

    La especificidad de las pruebas No treponemicas es de al menos el 98%. Sin embargo, se ven reacciones transitorias falsamente positivas en pacientes con enfermedades febriles agudas, después de inmunizaciones y en mujeres embarazadas.

    Los resultados de las pruebas serológicas en los hijos de madres infectadas pueden representar la transferencia pasiva de anticuerpos o una respuesta inmunológica especifica a la infección

    Estas dos posibilidades se distinguen midiendo los anticuerpos en los sueros del niño durante seis meses. En caso de anticuerpos en niños No infectados disminuye hasta valores indetectables a los tres meses de nacer.

    Otras de las pruebas que se usan con mayor frecuencia son las Pruebas VDRL y la Prueba de la Reagina Plasmática Rápida (RPR)

    Ambas pruebas miden la floculación del antigeno de la cardiolipina con el suero del paciente, así también estas dos pruebas se realizan de manera rápida, aunque se debe inactivar el complemento en el suero treinta minutos antes de que se pueda realizar la prueba del VDRL. Solo está prueba se puede utilizar para estudiar el liquido cefalorraquídeo de los pacientes con sospecha de neurosifilis.

El bejel, frambesia, y la pinta se diagnostican en una zona endémica por sus manifestaciones clínicas características. El diagnóstico de la frambesia y de la pinta se confirma mediante la detección de las espiroquetas de las muestras cutáneas con un microscopio de campo oscuro, pero esta prueba no se puede utilizar para detectar las espiroquetas con lesiones orales de bejel.

Tratamiento

La penicilina es el fármaco de elección para tratar las infecciones por Treponema pallidum. La penicilina benzatina de acción prolongada se usa para las fases iniciales de la sífilis, mientras que la penicilina G se recomienda para la sífilis congénita y la sífilis tardía. En los pacientes alérgicos a la penicilina se puede usar como alternativa la tetraciclina y la doxicilina.

En resumen:

  • Sífilis temprana, reciente, contagiosa (Menor a 1 año de evolución)
  1. Penicilina benzatina 2.400.00 U i.m. por vez
  2. Alergia a la penicilina: Eritromicina 2gr. Día por 15 días
  • Sífilis tardía (Mayor 1 año de evolución):
  1. Penicilina benzatina 2.400.000 U i.m. semanal por 3 veces
  2. Alergia a Penicilina: Eritromicina 2gr. Día por 30 días.

En las enfermedades no venéreas treponemicas, se usa practicamente el mismo tratamiento; La penicilina, la tetraciclina y el cloranfenicol son usados para tratar estas enfermedades. También estas enfermedades se controlan mediante el tratamiento de los individuos infectados y la eliminación de la transmisión de una persona a otra.

Prevención

Al igual que en la mayoría de las ETS, la única forma de hacer un control de la enfermedad es mediante la práctica de sexo seguro, uso permanente de condones y un tratamiento correcto de las parejas sexuales de que tienen la infección documentada.
También , el diagnóstico y tratamiento oportunos para prevenir la transmisión progresiva de la enfermedad son necesarios, como lo es la realización de exámenes durante cualquier evaluación para una enfermedad de transmisión sexual.
La realización de exámenes para sífilis en todas las mujeres embarazadas es otra medida para disminuir el riesgo de transmisión de la enfermedad al feto.
El control de la sífilis y de otras enfermedades venéreas se ha visto complicado debido al aumento de la prostitución, entre drogadictos y homosexuales.

Bibliografía