junio 16, 2006

Diagnóstico y Tratamiento

Diagnóstico

Para el diagnóstico de la sífilis debemos combinar la epidemiología (área epidemiológica del individuo) y los síntomas clínicos: cualquier lesión ulcerativa en genitales se considera sífilis hasta que no se demuestre lo contrario, porque presenta ciertas lesiones atípicas.
Si hay una lesión sospechosa de sífilis, se hace un raspado tratando de agarrar el exudado del fondo limpio y se lleva a:
Microscopia:
El diagnostico de la Sífilis primaria, secundaria ó congénita se puede realizar rápidamente mediante el examen con un microscopio de campo oscuro de los exudados de las lesiones cutáneas.

Aunque esta prueba debe hacerse cuando el material clínico presente espiroquetas que se muevan activamente, por lo que la muestra, debe hacerse con mucho cuidado ya que, las espiroquetas no sobreviven al transporte hacia el labora
torio y los restos del tejido se pueden confundir con estas espiroquetas.

La bacteria Treponema pallidum se puede identificar utilizando anticuerpos “antitreponema” marcados con fluoresceína.
Las tinciones anatopatológicas de las lesiones tisulares pueden mostrar a los microorganismos, donde las tinciones de plata son las más utilizadas, para estos procedimientos.

Cultivo:
El cultivo de Treponema Pallidum no se debe realizar, por que el microorganismo no crece en cultivos artificiales.

Serología:
La Sífilis se diagnostica en la mayor parte mediante pruebas serológicas, existen dos tipos de pruebas generales:
  • Pruebas Treponemicas especificas
    Estas pruebas se utilizan principalmente para confirmar los resultados positivos obtenidos con las pruebas reagínicas. Donde encontramos la TPHA, solo homologada para suero. Utiliza eritrocitos sensibilizados con antígenos de Treponema cepa Nichols y absorbente de cepa Reiter.

    Aunque los resultados de las pruebas treponemicas permanecen generalmente positivas durante toda la vida de la persona que ha tenido sífilis, una prueba negativa no es fiable en los pacientes que tienen el síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

    La especificidad de las pruebas treponemicas es del 97al 99% con la mayoría de los falsos positivos en pacientes con niveles elevados de inmunoglobulinas y enfermedades autoinmunes.
  • Pruebas biológicas inespecíficas (No treponemicas) :
    Estas miden los anticuerpos de tipo IgG e IgM (también llamados anticuerpos reaginicos), las cuales se desarrollan frente a los lípidos que se liberan de las células dañadas durante la fase precoz de la enfermedad, presentes en la superficie celular de las treponemas.

    Su antigeno es la “Cardiolipina”, que se obtiene del corazón de las vacas.

    La especificidad de las pruebas No treponemicas es de al menos el 98%. Sin embargo, se ven reacciones transitorias falsamente positivas en pacientes con enfermedades febriles agudas, después de inmunizaciones y en mujeres embarazadas.

    Los resultados de las pruebas serológicas en los hijos de madres infectadas pueden representar la transferencia pasiva de anticuerpos o una respuesta inmunológica especifica a la infección

    Estas dos posibilidades se distinguen midiendo los anticuerpos en los sueros del niño durante seis meses. En caso de anticuerpos en niños No infectados disminuye hasta valores indetectables a los tres meses de nacer.

    Otras de las pruebas que se usan con mayor frecuencia son las Pruebas VDRL y la Prueba de la Reagina Plasmática Rápida (RPR)

    Ambas pruebas miden la floculación del antigeno de la cardiolipina con el suero del paciente, así también estas dos pruebas se realizan de manera rápida, aunque se debe inactivar el complemento en el suero treinta minutos antes de que se pueda realizar la prueba del VDRL. Solo está prueba se puede utilizar para estudiar el liquido cefalorraquídeo de los pacientes con sospecha de neurosifilis.

El bejel, frambesia, y la pinta se diagnostican en una zona endémica por sus manifestaciones clínicas características. El diagnóstico de la frambesia y de la pinta se confirma mediante la detección de las espiroquetas de las muestras cutáneas con un microscopio de campo oscuro, pero esta prueba no se puede utilizar para detectar las espiroquetas con lesiones orales de bejel.

Tratamiento

La penicilina es el fármaco de elección para tratar las infecciones por Treponema pallidum. La penicilina benzatina de acción prolongada se usa para las fases iniciales de la sífilis, mientras que la penicilina G se recomienda para la sífilis congénita y la sífilis tardía. En los pacientes alérgicos a la penicilina se puede usar como alternativa la tetraciclina y la doxicilina.

En resumen:

  • Sífilis temprana, reciente, contagiosa (Menor a 1 año de evolución)
  1. Penicilina benzatina 2.400.00 U i.m. por vez
  2. Alergia a la penicilina: Eritromicina 2gr. Día por 15 días
  • Sífilis tardía (Mayor 1 año de evolución):
  1. Penicilina benzatina 2.400.000 U i.m. semanal por 3 veces
  2. Alergia a Penicilina: Eritromicina 2gr. Día por 30 días.

En las enfermedades no venéreas treponemicas, se usa practicamente el mismo tratamiento; La penicilina, la tetraciclina y el cloranfenicol son usados para tratar estas enfermedades. También estas enfermedades se controlan mediante el tratamiento de los individuos infectados y la eliminación de la transmisión de una persona a otra.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home